Gestión orientada a la creación de valor

En la actualidad, el escenario económico está favoreciendo las operaciones de fusión y adquisición de empresas en prácticamente todos los sectores de actividad. El número de fusiones y adquisiciones en España registró un aumento del 2,3% hasta septiembre, con un total de 1.496 operaciones según el informe mensual de TTR, en el que también se menciona que los sectores más activos son el Inmobiliario y el Tecnológico.

Los drivers de estas operaciones suelen ser el deseo de aumentar el valor de la empresa, la escasez de recursos especializados, la escasez de economías de escala, el crecimiento lento, presencia geográfica desigual, etc.

En cualquiera de los casos, la meta principal de todo CEO debería ser el incremento de la rentabilidad y del valor de la empresa a través de su gestión. Esto último, que parece una obviedad, en realidad no es muy común en la gran mayoría de directivos de empresas de tamaño medio, que son el objetivo habitual de las operaciones de fusión y adquisición.

Para lograr ese doble objetivo, se requiere disponer, por una parte, de un modelo de gestión que cuide prioritariamente los aspectos básicos que inducen la generación de valor, y, por otra, de una estructura organizativa que actúe como palanca en la creación de valor. Ambos elementos impulsarán, sobre todo en un contexto favorable como el actual, los márgenes de la actividad y con ello la valoración que se haga de la empresa.

La gestión mediante técnicas focalizadas en la generación de valor es conocida en terminología anglosajona como “Value-Based Management” o “Managing for value”. En la medida en que estás técnicas se interioricen y pasen a formar parte de los procesos habituales de la organización, y las personas clave asuman los roles y funciones que en este sentido les corresponden, el objetivo de maximización de valor podrá alcanzarse.

En términos prácticos, la gestión orientada a la creación de valor significa utilizar la correcta combinación de capital y otros recursos que generen cash flow. El reto es obtener resultados financieros a través de acciones en los factores inductores de valor. Las posibilidades son muchas y dependerán de la actividad que realice la empresa. No existen, por tanto, soluciones estándar, como tampoco existen soluciones mágicas que den resultados en pocos días.

La dificultad principal radica en que el valor es el resultado de un gran número de decisiones que son tomadas a diario por diferentes personas de la organización, personas que necesariamente deben estar alineadas con la estrategia de la compañía para la consecución de los objetivos y, con ello, la creación de valor. El éxito de estas técnicas dependerá, en gran medida, de su capacidad para vincular, motivar y recompensar a las personas de la organización que crean valor.

El análisis de los estados financieros es un punto esencial en el inicio del proceso, pero también lo es el conocimiento del sector de actividad y de la operativa y funcionamiento de la compañía. A partir de aquí podrán diseñarse e implementarse estrategias de valor (programas Build-2-Sell) que articulen de manera integrada actuaciones en los elementos constituyentes del ADN de la empresa (estrategia, organización, procesos y sistemas) para mejorar ingresos y márgenes e incrementar el valor.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Empresa y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s